Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo aumentar las ventas de tu tienda online

¿Tienes una tienda online y no vende o vende poco? Te damos unos consejos eficaces


Mi tienda online tiene tráfico de usuarios, pero no vende. Este es el caso de muchas tiendas online, las cuales han conseguido un buen posicionamiento de sus productos, pero sin embargo los usuarios que la acceden, se marchan sin comprar.

Realmente es una pena, porque conseguir tráfico de usuarios cualificados en una tienda online es una de las tareas más complejas y costosas de la venta en internet. Ten presente una cosa:
Conseguir que un usuario acceda a tu página web es uno de los costes más importantes que tendrás siempre en tu comercio online: No dejes que el usuario se marche, sin haber comprado.

¿Qué puede estar pasando? ¿Por qué los usuarios se marchan sin comprar?


En este artículo te vamos a dar 3 claves. Son sencillas, pero imprescindibles para vender por internet:

Posicionamiento, Confianza y Satisfacción


Posicionamiento. Mi tienda online no tiene tráfico de usuarios

Si te acabas de iniciar en el comercio electrónico y acabas de publicar tu tienda online, esto es lo normal. Pero si pasan las semanas y compruebas que tu web no es accedida por los usuarios, algo no funciona correctamente.

Lo primero que debemos hacer es instalar en nuestra tienda online las herramientas que nos dirán qué está sucediendo en nuestro comercio electrónico. Los datos de tráfico de usuarios y las métricas de comportamiento son vitales para poder gestionar coherentemente una tienda online. En principio, instalando los códigos de rastreo y monitorización que ofrece Google Analytics será suficiente.

A continuación debemos asegurarnos de que Google ha indexado todas las páginas de nuestra página web. Esto quiere decir que Google sabe que existimos y que podrá ofrecer nuestros productos en los resultados de búsqueda de los usuarios.

Y por último debemos conseguir un buen posicionamiento de nuestro producto. La gran mayoría de las búsquedas que realizan los usuarios cuando buscan un producto lo hacen por su nombre o por el nombre de la categoría del producto.

En consecuencia el objetivo será aparecer, al menos en la primera página de resultados de Google como una opción más para el usuario.

Muchos administradores de tiendas online piensan que como el posicionamiento en Google es muy complejo, es mejor hacer campañas en Google Adwords y de esta forma nos olvidamos del posicionamiento.

Si piensas así, jamás obtendrás beneficios en la venta por internet. Ya que todo tu beneficio y más, tendrás que reinvertirlo indefinidamente en mantener el tráfico de usuarios de tu comercio online y no pienses en la fidelización porque los usuarios de internet son seducidos constantemente por la competencia.

Al menos un 80% de tu tráfico de usuarios debe ser orgánico, originado como resultado de las búsquedas realizadas por los usuarios en Google u otros buscadores de internet.

Si tienes una tienda online, ponte rápido manos a la obra diseñando una buena estrategia de posicionamiento que te provea de un tráfico de usuarios estable a bajo coste.

Confianza. ¿Por qué te voy a comprar si no te conozco?

La mayoría de las cosas que compramos o contratamos lo hacemos por recomendación. Facebook es una gran plataforma de recomendación, por eso nos gusta y por ello es la red social con mayor número de usuarios. Los seres humanos somos tremendamente grupales y pensamos que muchos, no pueden estar equivocados.
La confianza es un factor decisivo en el comercio online.

Obsérvate a ti mismo. ¿Tú comprarías en una web que no te ofrece la suficiente confianza?

Todos los días escuchamos noticias sobre estafas o fraudes en internet y esto nos mantiene alerta. Muchos propietarios de tiendas online buscan un absurdo anonimato ocultando o haciendo poco accesible la información de contacto como si la venta en internet fuese una actividad furtiva o como si no quisiesen asumir las consecuencias de los fallos que pudiesen ocurrir en el proceso de venta.

La falta de transparencia en un comercio online  es percibida por los compradores en cuestión de segundos. Esos usuarios nos etiquetarán para siempre y jamás nos comprarán y por supuesto podemos olvidarnos de sus recomendaciones, por muchos iconos de redes sociales que pongamos en todas las páginas.

Nos gusta mucho, que aparezca un teléfono fijo, bien grande, al que poder dirigirnos en caso de tener alguna duda sobre el producto o durante el proceso de compra.

No os podéis imaginar la cantidad de usuarios que llaman a los teléfonos de atención al cliente de las tiendas online y dice: Por favor, ¿me puede hacer usted el pedido porque a mí los ordenadores se me dan fatal? Si no tienes un teléfono bien visible, olvídate de vender por internet. Y procura que no sea un teléfono móvil o un 902.

Otros elementos a tener en cuenta son la incorporación de opiniones o comentarios de los clientes. Te lo hemos comentado anteriormente, el hecho de que muchos perciban como bueno nuestro servicio nos da confianza y seguridad.

Y otro de los conceptos más importantes que afectarán al nivel de confianza y al objetivo de ventas es el diseño de la página web: un diseño limpio, ordenado y accesible transmitirá confianza en la decisión de compra del usuario.

Si un usuario no encuentra el producto que busca en menos de 2 clicks, lo habremos perdido como cliente.


Satisfacción. Haz varias compras en tu propia tienda online

No te puedes imaginar cuántos clientes llegan a nuestra empresa y nos cuentan que nunca han completado una compra online en su propia tienda y cuántos se sorprenden cuando comprueban que los usuarios quieren pagar, pero no pueden porque algo está fallando.

Prueba todas las formas de pago que ofreces y todos los métodos de envío que hayas puesto a disposición de los usuarios.
Las formas de pago más frecuentes son: Tarjeta de crédito, transferencia bancaria, Paypal, contrareembolso.

Prueba todas las formas de envío, las más usadas son: Envío urgente en 24-48 horas por agencia, envío postal (algo más barato pero más lento) y recoger en tienda (si se dispone de una tienda física o una red de comercios).

No te conformes con efectuar pruebas con el proceso de compra. Haz que te envíen el producto a tu propio domicilio y comprueba cómo te lo entrega la agencia de transporte, comprueba el embalaje, la hora de la entrega y el tiempo que ha tardado desde que realizaste el pedido. Haz una honesta reflexión sobre si el servicio que prestas en tu tienda online ha cumplido con  tus expectativas. Ponte en el lugar de un cliente cualquiera de tu tienda, y pregúntate si estaría satisfecho con la compra realizada.

Si piensas que todo el proceso de compra ha sido fácil, que nada ha fallado, que todo funciona y que has prestado un buen servicio; elige a 5 amigos, regalales un descuento cupón excepcional para ser usado en tu tienda online y pídeles que efectúen una compra para que se la entreguen en su domicilio, aunque tengas que abonarles el importe del pedido.

Cuando todos hayan realizado el pedido y todos hayan recibido el producto, hazles un cuestionario sobre aquellos aspectos que más te preocupen. Pregúntales si volverían a comprar y cada cuánto tiempo lo harían.

Esta información no tiene precio. Si sabes interpretarla y valorarla podrás mejorar infinitamente una tasa de conversión, el porcentaje de usuarios que acceden a tu página web y acaban realizando una compra.

Persigue estos 3 aspectos en tu tienda online, son los 3 pilares fundamentales para que una tienda online funcione y aumente sus ventas.