Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo distribuir los contenidos online de tu empresa


La creación de contenidos de calidad y que aporten valor a los usuarios es una de las tareas y acciones más importantes dentro de la estrategia de marketing de contenidos que tienen las empresas.

Sin embargo, sin un plan de distribución de esos contenidos, de poco o nada sirve generarlos, si luego nadie los va a consumir.

En este artículo queremos enseñar la manera correcta y eficaz de llevar a cabo la distribución y promoción de los contenidos de las empresas para que estos impacten al mayor número de usuarios potenciales de nuestro negocio.

Primer paso: la creación de contenidos

El primer paso que tenemos que dar es analizar qué tipo de contenido es el que vamos a crear. Es muy importante que el contenido sea afín a nuestra actividad y que aporte valor a nuestros usuarios.

De hecho, ese tiene que ser el principal objetivo de una estrategia de contenidos: aportar valor a los usuarios y lectores.

Ejemplos de tipos de contenido:

  • Enseñar aspectos relevantes de nuestros productos o servicios
  • Educarlos en el uso y manejo de los mismos
  • Mostrar las últimas novedades de nuestro sector
  • Informar sobre los diferentes eventos del sector
  • Etc.

Una vez que tenemos claro el tipo de contenido que vamos a crear, hay que pasar al siguiente paso, el de la distribución, para que dicho contenido llegue a cuantos más usuarios mejor.

Formas de distribución y promoción de contenidos

Existen diferentes formas y canales para la promoción de nuestros contenidos. Cada uno de ellos tiene unas características diferentes:
  • Redes Sociales: Las redes sociales son uno de los canales más importantes a la hora de compartir el contenido. Dependiendo del formato del mismo (texto, imágenes, audio, vídeo) lo compartiremos en una u otra red social, o incluso en varias de ellas. Para conseguir el mayor alcance posible, tenemos que haber creado previamente una comunidad fiel y de calidad alrededor de nuestra marca.
  • SEO: El posicionamiento web es otra de las formas más relevantes de llegar a tu público. Ejecutar una buena estrategia SEO no es tarea sencilla, pero una vez implementada, el tráfico de visitas que puedes obtener hacia tus contenidos puede ser elevado (dependiendo del volumen de búsquedas que tenga cada palabra clave). Ir trabajándolo poco a poco puede ser muy beneficioso para tu visibilidad en el medio y largo plazo.
  • Email: La distribución de los contenidos vía email también te puede aportar bastante tráfico. Aquí depende directamente de la base de datos de la que dispongas. Y nos referimos tanto a la cantidad como a la calidad. Si cuentas con una base de datos de 1.000 personas pero no la has trabado correctamente ni la has conseguido de forma adecuada, es posible que solo una pequeña parte realmente esté interesada en abrir tus correos con el nuevo contenido. En cambio, una base de datos más pequeña pero trabajada, puede suponer una tasa de apertura y de clicks mucho mayor y convertir mejor.
  • Publicidad Pagada: Facebook Ads es quizá la mejor forma de promocionar tus nuevos contenidos, pudiendo llegar a una nueva audiencia de usuarios afines a los que impactar. Es la vía más rápida de obtener nuevos visitantes, comparado al posicionamiento y al mailing.

La combinación de todas sería lo idóneo, ya que cada una atraería un tráfico de visitas y usuarios diferente, y tu comunidad de lectores se haría cada vez más grande.

La reputación de tu marca también influye directamente en la capacidad de promoción y distribución de los contenidos. Si tu marca es conocida, otros usuarios que pertenecen a tu comunidad de seguidores compartirán en sus redes sociales, en sus páginas web o en sus emails tus contenidos, amplificando la visibilidad hacia las comunidades de otros usuarios.

¿Para qué generas contenido?

Antes de acabar, queremos hacerte reflexionar. ¿Has pensado realmente para qué quieres invertir tiempo y recursos en generar contenido de forma periódica?

La creación de contenido tiene que estar ligado a una estrategia con un objetivo claro.
Analiza si creando esos contenidos realmente estás cumpliendo tu objetivo o por el contrario, existen otras acciones más eficaces para llegar a él.