Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El precio de ser el 1º en los resultados de Google


Hace unos meses, un riguroso estudio de la agencia de marketing digital Chikita, nos revelaba que el CTR (click throught) de la 1ª posición en los resultados de búsqueda de Google era del 32,50%, lo que quiere decir que de todas las veces que se muestra un resultado de búsqueda en Google, el 32,50% de los clicks se los lleva el resultado que se encuentra en la 1ª posición de los resultados orgánicos (exceptuando los anuncios de Google ADS).

Ocupar la 2ª posición en el ranking de resultados está premiado con un 17,60% de los clicks y ser el 3º con un 11,40%.

Estar en la segunda página significa conformarnos con menos del 1% de esos clicks, quizá por ello se diga que la segunda página de Google es el mejor lugar para esconder un cadáver.

Ahora sólo tendremos que hacer una sencilla operación para conocer la diferencia que hay entre estar en la 1ª o estar en la 2ª posición de resultados. De un puesto a otro la diferencia de clicks a los que podríamos optar es el doble.

Pero, ¿estamos hablando del mismo CTR en páginas que contienen publicidad de Google, que sin ella?

Un excepcional estudio de Advanced Web Ranking nos revela que no. El CTR o rendimiento de los resultados de búsqueda no es el mismo para páginas con publicidad de Google que sin ella, esto no es difícil de adivinar ya que los anuncios de Google casi siempre preceden al primer resultado.

Pero ¿en qué medida afectan los anuncios a las posiciones del ranking?

Es aquí donde hemos descubierto que del 30%-25,7% de los clicks que debería recibir la primera posición orgánica pasa a recibir sólo un 17,9% si en esa página hay anuncios de Google.
Lo que significa que la presencia de Google ADS reduce entre un 30%-40% los clicks del primer posicionado orgánicamente.
Las orquillas en los porcentajes se deben a la densidad de la publicidad de Google en las páginas de resultados, ya que se observan variaciones si hay más de un anuncio en la cabecera de la página, si sólo se encuentran en el lateral o si únicamente se encuentran al pie.

Es común pensar que si los anuncios se encuentran en el lateral, esto no afecta demasiado al resultado en primera posición, también resulta evidente que si no funcionasen, hace tiempo que Google los habría eliminado.
Pero fíjense, el CTR del resultado en 1ª posición se reduce hasta un 20% cuando los anuncios se muestran sólo en el lateral derecho de la página.


Este es el peaje en clicks que paga una 1ª posición en Google a favor de su plataforma de publicidad.



Google Organic CTR
¿Qué le sucede al 2º posicionado?
El 2º resultado posicionado orgánicamente sufre infinitamente menos. Ya que del 17,60% de clicks que se lleva, el hecho de que haya publicidad de Google en la página de resultados apenas le afecta en unas décimas sobre su CTR.

De estos datos ya podríamos sacar algunas conclusiones. Una primera posición recaba el doble de clicks que su más inmediato competidor, pero hemos de valorar si el esfuerzo merece la pena ya que en parte estamos trabajando para el buscador.

Una posición 4ª o 5ª en los resultados de búsqueda se lleva entre el 4%-5% de los clicks y su CTR apenas es afectado por la existencia de anuncios, además que el esfuerzo y los recursos que hemos de invertir para situarnos en estas posiciones posiblemente sean menores.

¿Podríamos obtener un mayor rendimiento en posiciones intermedias que estando en 1ª posición?

Desde luego. En términos de CTR incluso de cualificación del usuario que hace el click, seguramente sí; dependerá de la autoridad de los posicionados en 1ª página. En muchos casos, sólo encontramos fortaleza en los dos primeros resultados y en consecuencia acceder y rankear en unas posiciones intermedias puede no ser tan malo como pensamos.

La valoración definitiva la haré pensando en si es más factible invertir recursos, tiempo y trabajo en tener presencia en las páginas de resultados por una gran número de keywords, aunque estén entre la 5ª y la 10ª posición, o emplearnos a fondo en intentar una 1ª posición y compartir nuestros esfuerzos con Google Adwords.

A tenor de estos datos, las estrategias de posicionamiento y presencia en internet basadas en el longtail cobran más relevancia que nunca.
El longtail es el conjunto de términos relacionados con una palabra clave principal, que sumado el número de búsquedas realizadas utilizando este conjunto de palabras representan un número mayor que las de la keyword principal.

Sumen pues porcentajes y hagan sus cálculos. En base a mi experiencia estimo que cada 1ª posición de una keyword principal equivaldría a tener 5 keywords del longtail situadas entre la 5ª y la 10ª posición para obtener un rendimiento similar.

Quizá les resulte interesante este tipo de estrategias que diversifican su riesgo y su objetivo sobre varias opciones y no pagan clicks a Google Adwords por estar en 1ª posición.