Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empresas que se desangran con Google AdWords

Historias para no dormir por culpa de AdWords


Google AdWords es, probablemente, una de las mejores vías para conseguir conversiones rápidas en Internet. Quienes trabajamos y dominamos la plataforma publicitaria de Google sabemos que puede ser una fuente de éxito para grandes empresas, y también para pymes. Todo es cuestión de muchos años de práctica y experiencia, porque a nadie le gustan los sustos.

Tal vez por esta razón, en Digital Nature hemos recibido numerosos clientes que, por falta de conocimiento, habían perdido grandes cantidades de dinero en AdWords. Dependiendo del tamaño del presupuesto, podemos hablar de empresas que han hecho una pequeña mala inversión, y de otras que por poco se arruinan por culpa de Google AdWords. Para echarse a temblar.

Que AdWords sea una opción muy recomendable para cualquier empresa no quiere decir que te puedas lanzar a la piscina sin algo de protección. Por muchas claves que incluya en sus apartados de ayuda, Google es una empresa que, como la tuya, quiere maximizar sus beneficios. Y eso significa minimizar los tuyos.

AdWords es un sistema muy complejo. A Google le interesa vender la idea de que cualquier persona puede utilizarlo fácilmente, y es verdad: configurar una campaña es muy sencillo. En sectores poco competidos, puede que tu presupuesto no solo sirva para engrosar la facturación de Google. Pero si de verdad quieres ganar dinero, no te fíes de sus consejos. Hay recursos de AdWords que, mal utilizados, no son otra cosa que los malos del cuento.

Déjame que te cuente algunas historias de terror de Google AdWords. Cada una tiene un villano y, por desgracia, una empresa protagonista.

La abominable concordancia amplia

Aunque pueda parecer chocante, hay empresas que invierten miles de euros y los tiran a la basura. ¿Por qué? Porque son muy fans de la concordancia amplia. Por si no caes ahora mismo en lo que es, las concordancias son formas de escribir tus palabras clave para que incluyan términos más o menos exactos.

En muchos manuales de ayuda de AdWords, Google recomienda la concordancia amplia. Con ella, se incluyen las palabras clave por las que quieres que te encuentren los clientes, y otras muchas más: variantes, sinónimos, pero también significados totalmente distintos.

Por ejemplo, si tienes una tienda de artículos de jardín y quieres vender balancines, fuentes y bancos, te adelanto que tu anuncio le saldrá a alguien buscando hacer una transferencia o contratar servicios financieros si usas “banco” en concordancia amplia. Muy útil.

Segmentaciones macabras

En muchas ocasiones, cuando hacemos una campaña de AdWords, queremos que nuestros productos o servicios se muestren en unas localizaciones determinadas. Esto no es tan importante en una tienda online que puede distribuir para toda España, aunque siempre hay que tener una visión estratégica de dónde están nuestros consumidores.

Nos ha llegado más de una empresa que estaba pasándolo realmente mal intentando optimizar una campaña que, de entrada, estaba mal configurada en la segmentación geográfica. Con un problema de base de esta magnitud, es difícil que tu historia con AdWords termine bien.

Por suerte, y aunque Google tenga las opciones de localización muy escondidas, es posible enseñar tus anuncios a las personas que están físicamente en la provincia de tu negocio, y no que la hayan visitado recientemente, buscado en Google, o mencionado de pasada. Una trampa de AdWords que engulle muchos presupuestos.

Dispositivos chupasangres

Por último, el cuento de nunca acabar: cada vez hay más usuarios en dispositivos móviles, sobre todo smartphones, pero no todas las campañas de AdWords funcionan bien en todos los dispositivos. Hemos recibido muchas peticiones para optimizar campañas que no funcionaban porque el presupuesto estaba siendo devorado por los móviles.

Por ejemplo, si decides hacer una campaña de Display, debes saber que no suelen funcionar bien en apps móviles. Los clics accidentales son muy comunes, porque a las aplicaciones les interesa, pero no son cualificados y tendrás temibles visitas rebote en tu web: que te cuestan dinero, y no sirven para nada.

 

Si no quieres formar parte de nuestras historias de miedo por culpa de AdWords, te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros antes de iniciar una campaña. Y si sientes que has vivido o estás viviendo un cuento de terror con Google, en Digital Nature podemos solucionarlo. Porque sí: conseguimos que todos estos casos se transformasen en campañas de éxito.


el botón rojo de la publicidad