Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La primera página web de tu empresa: 3 claves para el éxito


Todos los días, cientos de empresas se plantean estar en Internet, y todos los días cientos de empresas encargan el proyecto de su primera página web.

Sin duda, la primera opción que una empresa o autónomo se plantea es hacerse la página web uno mismo. Es normal: la tentación está en los primeros resultados de búsqueda de Google. El término página web gratis se utiliza más de 6.600 veces al mes, con más de 67 millones de resultados en el buscador.

Sin embargo, ninguna de estas plataformas que aparecen las primeras en Google ha utilizado, para hacer sus páginas, un sistema de los que ofrecen páginas web gratis.

¿Por qué las webs que ofrecen la posibilidad de hacer una página web gratis no están diseñadas con herramientas para crear páginas web de forma gratuita?

La respuesta es sencilla: porque jamás habrían conseguido un buen posicionamiento en Google.

Por ello, debes saber que, con una página web gratis, serás una gota en el océano. Serás invisible. ¡No pierdas el tiempo con ellas! Hoy te ofrecemos 3 aspectos clave para acertar con tu página web de empresa.

3 claves de éxito para la página web de tu empresa

1. ¿Qué esperas de tu página web?

Muchos de nuestros clientes dudan cuando les hacemos esta pregunta. Seguramente, y si la página web va a representar a tu empresa o negocio, lo que esperas es vender más (servicios o productos), o atraer más clientes.

Hace tiempo, las empresas pensaban que debían tener una página web porque todo el mundo tenía una. Ahora, las empresas no se conforman solo con estar en Internet, sino que esperan que las páginas web actúen como herramientas de negocio. Esto no solo debe ser así, sino que es posible, y en Digital Nature trabajamos en esta dirección.

Pero antes debes responder a esta pregunta. No te conformes con lo que te hemos contado. ¿Para qué quieres una página web?

2. ¿Qué vas a ofrecer en tu página web?

Es importante que sepas qué le vas a ofrecer a tus usuarios o clientes potenciales. Es habitual caer en el error de querer contarlo todo.

Querer contarlo todo tiene un precio: que tus clientes potenciales acaben perdidos, sin haber encontrado lo que buscaban, y se marchen a buscarlo a otras páginas o sitios web.

Si el objetivo de tu página web es vender más, debes explicar lo que vendes, tus productos y tus servicios, y destacar lo que te diferencia de tus competidores, resaltar tus fortalezas (exclusividad, experiencia, precio y rapidez en la ejecución...). Es decir, en tu sitio web tienes que contar lo que verdaderamente sea útil para tus clientes o potenciales clientes.

En Internet, es de vital importancia reflejar casos de éxito, aquellos trabajos de los que os sentís especialmente orgullosos como empresa.

3. ¿Cómo lo vas a hacer?

Si ya te has convencido de que lo barato o gratis acaba saliendo caro, te aconsejamos que pidas ayuda a un experto en marketing en Internet.

Hoy en día, cualquiera puede hacer una página web en pocos minutos, y mucha gente se dedica a ello aprovechándose de la ignorancia (lógica) de aquellos que deciden hacer su primera página web. Pero crean páginas web que no posicionan y no convierten.

Aspectos a tener en cuenta en la creación de una página web

Tipo de página web que necesitas

Este factor es definitivo a la hora de crear tu página web. Por ejemplo, no es lo mismo un blog que una web, aunque compartan aspectos similares.

Es muy común la utilización de plataformas de blogs, como Wordpress o Blogger, para la creación de páginas web, por su fácil y rápida instalación y por lo sencillo que es escoger un diseño moderno y atractivo. Como te hemos comentado, esto lo puede hacer cualquiera.

Sin embargo, una vez terminada la web, si has utilizado una herramienta de blog para hacer tu página web te darás cuenta, al poco tiempo, de que tu página no aparece en los resultados de búsqueda de Google, aparece hundida en el buscador, o bien aparece por búsquedas que nada tienen que ver con tu empresa o tus productos.

La arquitectura utilizada en tu desarrollo web será un factor determinante para el SEO (Search Engine Optimization) o posicionamiento web. Por tanto, no solo es una cuestión de escoger un bonito diseño para una web, sino de tener en cuenta otros factores, como la arquitectura, para que tu sitio web cumpla con su propósito y la inversión realizada ofrezca resultados.

Estrategias Marketing Empresas

El contenido

Son demasiados los que piensan que un gran volumen de contenido en la web hará que su página aparezca en todas partes, y más aún si insertan algunas palabras clave mezcladas entre el texto. Esto no funciona.

El contenido debe estar orientado a tu usuarios y clientes. Debe estar ordenado, ser claro y explicar correctamente tus servicios, y proporcionarles información de calidad. Si tu cliente potencial accede a tu página web y no encuentra lo que busca, o no lo entiende, se marchará sin establacer contacto.

Por ello, las técnicas de posicionamiento SEO relacionadas con el contenido web van más allá de incluir algunas palabras clave entre el texto: no te creas todo lo que cuentan muchos de los artículos que se publican en Internet.

El posicionamiento web es una técnica de marketing que cambia constantemente.

La distribución

Ya tienes tu página web diseñada, con una correcta arquitectura, un bonito diseño, un contenido claro y ordenado... Pero ¿cómo llegarán los usuarios a ella?

Principalmente, existen 4 formas de que tus potenciales clientes te encuentren:

  1. Como resultado en un buscador. Alguien busca tus productos o servicios en Google y apareces en las primeras posiciones de esa enorme lista de resultados. A este tipo de tráfico web le llamamos tráfico orgánico.
  2. Alguien escribe tu URL o dirección en Internet en su navegador de Internet, porque te ha conocido por otros medios, por ejemplo, una tarjeta de visita donde aparece la dirección de tu web (www.tuempresa.com). Con eso, tus clientes podrán encontrarte fácilmente. A este tipo de tráfico web le llamamos tráfico directo.
  3. Mediante un enlace en otra página web o directorio. Imagina que facilitas tu dirección web a un directorio de empresas que ofrece tus datos de contacto y dirección web. Cuando un usuario la encuentre, podrá llegar a tu página web haciendo clic en ese enlace. A este tipo de tráfico le denominamos tráfico de referencia.
  4. Mediante un enlace o reseña en una red social. Este tipo de acceso a tu página web es muy parecido al tráfico de referencia, solo que, en este caso, el enlace a tu página web proviene de una red social, como Facebook, Instagram o Twitter. Debido a la popularidad de este tipo de redes, es muy importante monitorizar las entradas que se producen en tu página web por esta vía de forma independiente. El tráfico de usuarios que proviene de este tipo de fuentes se conoce como tráfico social.

Esperamos haberte transmitido la importancia de hacer las cosas bien desde el principio, para que la página web de tu empresa sea una herramienta útil y la presencia de tu empresa en Internet aporte valor a tu negocio.

Te recomendamos que te informes antes de empezar a desarrollar la página web de tu empresa, pero más importante todavía, que te informes sobre quién te está informando, y la mejor forma de hacerlo es pedir varios ejemplos de sus trabajos de desarrollo web, ejemplos de SEO conseguido...

¿Trabajamos juntos en una estrategia de Marketing 360º para tu negocio?